Diez tecnologías innovadoras que cambiarán nuestras vidas

1. bioplásticos a partir de residuos vegetales
Los residuos plásticos que se acumulan en los océanos del mundo son causa de muerte de animales marinos, plantas e incluso fuente de enfermedades humanas (los microplásticos pueden ser ingeridos por los peces). Los bioplásticos pueden resolver estos problemas contribuyendo a una economía circular: se descomponen y se convierten en biomasa. En la actualidad, los bioplásticos se fabrican a partir de maíz, caña de azúcar y grasas y aceites residuales, pero no son muy duraderos y además son feos.
Un avance reciente es un método para fabricar plástico a partir de celulosa y lignina (sustancia que caracteriza las paredes leñosas de las plantas, por ejemplo). Los bioplásticos fabricados a partir de variedades de plantas no alimentarias (como la caña gigante) son tan buenos como los plásticos ordinarios.
2. Robots sociales
En 2018 se vendieron 217.000 robots de servicios profesionales, un 61% más que en 2017. Y las ventas siguen creciendo, sobre todo gracias a los robots sociales. Se necesitan para interactuar con personas que necesitan compañía, cuidados y atención. Los robots sociales están equipados con inteligencia artificial que les ayuda a “entender” cómo responder a la información recibida a través de cámaras y sensores.

Por ejemplo, el robot humanoide Pepper (de SoftBank Robotics) reconoce rostros, emociones humanas básicas y entabla conversaciones a través de una pantalla táctil en su “pecho”. Los robots sociales son especialmente necesarios para las personas mayores. PARO, un robot con forma de foca desarrollado por el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Industrial Avanzada de Japón, alivia el estrés de los enfermos de Alzheimer. Responde a su nombre haciendo movimientos de cabeza y responde a las caricias. Y el robot Mabu (Catalia Health) recuerda a las personas mayores que deben dar más paseos y tomar la medicación.
3. meta lentes
Los dispositivos son cada vez más pequeños, pero sus componentes ópticos no se reducen al mismo ritmo. Los ingenieros han descubierto las leyes físicas que se esconden detrás de sus alternativas más ligeras, las meta-lentes. Su miniaturización hará más pequeñas las cámaras, los sensores ópticos para el internet de las cosas, los microscopios y otros equipos. Los científicos también han desarrollado meta-lentes para corregir el astigmatismo humano.
4. Una posible cura para el Alzheimer
Hace unas décadas, los científicos descubrieron una clase especial de proteínas que causan muchas enfermedades, desde el cáncer hasta las neurodegenerativas. Se denominan proteínas intrínsecamente desordenadas (IDP). Desempeñan un papel importante en partes de las células denominadas orgánulos sin membrana. Los científicos han desarrollado una tecnología para manipular estos orgánulos, lo que podría permitir encontrar una cura para las enfermedades que causan las GNB.

5. Abonos inteligentes
Los métodos convencionales de aplicación de fertilizantes suelen ser perjudiciales para el medio ambiente. Una novedad son los fertilizantes de liberación controlada que suministran al suelo las sustancias que necesita. Consiste en pequeñas cápsulas selladas por fuera para evitar que el agua penetre en el interior de la cápsula.

6. Telepresencia cooperativa
La tecnología de copresencia de telepresencia aún está en desarrollo, pero los principales gigantes tecnológicos, como Microsoft, están invirtiendo en el desarrollo del sector. Se espera que tenga un valor de varios miles de millones de dólares en 2025. La Fundación Peter Diamandis XPRIZE ha lanzado el concurso ANPR Avatar XPRIZE. El ganador recibirá fondos para desarrollar una tecnología que permita a las personas percibir la presencia de los demás aunque estén en lados opuestos de la Tierra.
7. Blockchain contra la intoxicación alimentaria
Las intoxicaciones alimentarias pueden reducirse mediante el uso de blockchain. Una forma innovadora de que la industria utilice esta herramienta es el seguimiento de los productos. Con blockchain, los minoristas pueden retirar inmediatamente los alimentos contaminados de la circulación y destruir únicamente las existencias de la misma fuente. Además, algunas empresas han empezado a fabricar envases con sensores que controlan la calidad de los productos e indican las fechas de caducidad.

8. Reactores nucleares seguros
Muchos fabricantes (por ejemplo, Westinghouse Electric Company, Framatome) están impulsando el desarrollo de un combustible nuclear resistente al sobrecalentamiento. Este combustible produce poco o ningún hidrógeno. Los modelos más recientes de reactores nucleares utilizan sodio líquido o sal fundida en lugar de agua para la refrigeración y no pueden producir hidrógeno.
9. Almacenamiento de datos en el ADN
Un disco duro o una memoria USB pueden perderse o quedar obsoletos, por lo que los científicos han encontrado una alternativa a los medios de almacenamiento tradicionales: el ADN. La información sobre un organismo almacenada en el ADN puede leerse, sintetizarse y copiarse fácilmente. Y los recientes avances en la secuenciación del ADN (es decir, la determinación de la secuencia de aminoácidos y nucleótidos) es el uso del código de barras, donde la secuencia de ADN se utiliza como marcador para la identificación molecular. Gracias a ello, los científicos han avanzado en la invención de nuevas terapias y en la lucha contra la resistencia a los medicamentos.
10. Almacenamiento de energía en red
Los especialistas en energía predicen que en la próxima década las baterías de iones de litio serán las preferidas. La mejora continua de la tecnología hará que las baterías pronto puedan almacenar el doble de energía que ahora.